Qué dice la Biblia de las Redes Sociales.

La Biblia nos habla de tener dominio propio y es la cualidad que nos da el Espíritu Santo para enfrentar cosas adversas, situaciones complicadas y tentaciones sin caer, y así poder caminar por los lugares, aún oscuros, llevando la palabra de Dios. El dominio propio no es para alejarnos del mundo, es para caminar por el mundo sin comportarnos como el mundo lo hace.

¿Qué tiene Jesús que ver con las redes sociales?

Las redes sociales están hoy en todas partes. No podemos ver nada en la TV que no tenga la opción de seguir un hashtag en Twitter o Facebook sobre el asunto. Ahora, con los teléfonos inteligentes podemos usar los medios sociales en el coche, en clase, en una reunión, e incluso en la iglesia.

Hay muchas ventajas de las redes sociales: la conectividad en todo el mundo, actualizaciones de noticias en tiempo real, las amistades, y lo muy importante, su dosis diaria de fotos de gatos divertidos y videos de bebés riendo.

Un gran alcance

El alcance de las redes sociales es inimaginable y quitando el gasto del servicio de Internet son gratis. Es impresionante cómo las noticias del mundo entero corren tan rápido a través de las redes sociales que las cadenas de noticias ya no pueden esperar a dar noticias exclusivas en su noticiero nocturno, pues para esa hora ya es noticia obsoleta, por eso ahora se valen de las redes para informar en tiempo real.

Y qué decir de las noticias que le dan la vuelta al mundo, aunque un país no quiera darla porque no le conviene. Es decir, puede el gobierno comprar los medios televisivos nacionales para que no de noticias que no les conviene a ellos que salga al mundo entero, pero, aunque lo hagan, la velocidad de las redes sociales se encarga de hacerle saber al mundo lo que está sucediendo.

Los alcances de las redes sociales son tan extensos que las grandes compañías publicitarias prefieren invertir en redes sociales que en televisión. Los programas de televisión han comenzado a medir su rating a través de las redes sociales. Y qué me dices de los millones de visitas que recibe un video de un artista en tan sólo unas horas.

Si bien en los tiempos bíblicos no existían las redes sociales, hay versículos que sirven de guía para nuestras vidas dentro y fuera de internet.

  1. Las redes sociales no deben reemplazar el contacto humano.

En la antigüedad se comunicaban mediante cartas escritas a mano, las cuales demoraban meses (dependiendo de la lejanía) en llegar a sus destinatarios. Aunque era la forma más práctica de enviar un mensaje privado, el autor de la segunda carta de Juan hace énfasis que el contacto humano genera alegría que no puede transmitirse por medio de las palabras.

“Aunque tengo mucho más que decirles, no quiero decirlo por carta. Espero ir y hablar personalmente con ustedes. Así podremos alegrarnos juntos.” 2 Juan 1:12 (PDT)

  1. Debemos tener autocontrol.

Es fácil dejarse llevar por el contenido de las redes sociales. Un click a una publicación lleva a otra, y al final del día hemos perdido nuestro tiempo viendo cosas que realmente no valen la pena. La aparente libertad que tenemos en internet nos nubla de la conciencia y raciocinio que debemos practicar; y es por eso que la Biblia nos advierte que tengamos autocontrol.

“Tengan cuidado de cómo se comportan. Vivan como gente que piensa lo que hace, y no como tontos. Aprovechen cada oportunidad que tengan de hacer el bien, porque estamos viviendo tiempos muy malos.” Efesios 5:15-16 (TLA)

  1. Las redes sociales te hacen perder el enfoque.

Las redes sociales dan la ilusión de que las personas tienen una mejor vida de la que viven en realidad. En gran manera, esto es un incentivo que nos hace anhelar las cosas terrenales más que las celestiales; y Jesús mismo advirtió que esta práctica no es la adecuada de un cristiano.

“No guarden tesoros para ustedes aquí en la tierra, donde la polilla y el óxido los dañarán, y donde los ladrones entran a robárselos. Más bien, guarden tesoros para ustedes en el cielo donde ni la polilla ni el óxido los dañarán y donde los ladrones no pueden entrar a robárselos. Pues donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón.” Mateo 6:19-21 (PDT)

“Dios les dio nueva vida, pues los resucitó juntamente con Cristo. Por eso, dediquen toda su vida a hacer lo que a Dios le agrada. Piensen en las cosas del cielo, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios. No piensen en las cosas de este mundo.” Colosenses 3:2 (TLA)

  1. Las publicaciones deben tener un propósito.

Las redes sociales prácticamente nos permiten publicar cualquier cosa que queremos. Sin embargo, esto no es una excusa para dejarnos llevar por el momento y postear comentarios, imágenes, textos o vídeos que no son para alabar a Dios.

“En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10:31 (NBD)

  1. Las redes sociales no deben ser un pedestal para mostrar nuestras buenas acciones.

Hay numerosos pasajes en la Biblia en donde se remarca que Dios rechaza a los orgullosos, pero que acepta a los humildes. Las redes sociales se han convertido, para algunos, en una manera de anunciar las cosas buenas que hacen, pero todo con el fin de vanagloriarse y ganar fama. No obstante, la Biblia nos advierte que el mejor premio de hacer el bien lo da Dios.

“No hagan sus buenas obras delante de la gente sólo para que los demás los vean. Si lo hacen así, su Padre que está en el cielo no les dará ningún premio.” Mateo 6:1 (DHH)

  1. No debemos usar las redes sociales para criticar.

Si bien todos tenemos libertad de expresar nuestra opinión, no debemos caer en la crítica. Así como las palabras dichas en persona tienen consecuencias, las que escribimos en las redes sociales también. La Biblia explica que la sabiduría solo proviene de Dios, y que Él es el único quien tiene la capacidad de juzgar con justicia a todas las personas.

“No presumas de sabio, respeta al Señor y evita el mal” Proverbios 3:7 (BLPH)

“No hagan nada por rivalidad ni orgullo. Sean humildes y cada uno considere a los demás como más importantes que sí mismo.” Filipenses 2:3 (PDT)

  1. Las redes sociales no son negativas, pero debemos usarlas con sabiduría.

Las redes sociales son de mucha ayuda en la actualidad, pero si queremos sacar provecho positivo de ellas, debemos tener en cuenta a Dios en todas nuestras acciones y pensar si Él estaría orgulloso de nuestro comportamiento en internet. La Biblia dice que tenemos libertad para hacer lo que queramos, pero que esa libertad viene con la responsabilidad de que debemos asumir las consecuencias.

“Algunos de ustedes dicen: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene; ni todo fortalece la vida cristiana.” 1 Corintios 10:23 (TLA)

  1. Las redes sociales no deben apartarnos de Dios.

Muchos utilizan el versículo de Marcos 1:18 (RVR1960), “y dejando luego sus redes, le siguieron”, para hacer énfasis en que le demos el primer lugar de nuestra vida a Dios, y no a las redes sociales. Aunque el contexto de ese pasaje es otro, es un excelente recordatorio de que debemos enfocarnos más en los asuntos de Dios que en otra cosa.

  1. No debemos seguir a las personas, sino a Dios.

Hoy en día hay personas famosas que buscan que las personas las sigan, y aunque algunos de ellos son una buena influencia para los demás y tienen un motivo sincero de ayudar a los demás; hay otros que están más enfocados en conseguir dinero y reconocimiento. En su carta a los corintios, Pablo les dice que lo imiten en su forma de seguir el ejemplo de Jesús. Con esto dejó en claro que, como cristianos, debemos tener solo una persona a la cual seguir, admirar e imitar, a Jesús.

“Sigan mi ejemplo, así como yo sigo el ejemplo de Cristo.” 1 Corintios 11:1 (PDT)

Related Posts

Whatsapp